El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

sábado, 5 de julio de 2014

Todo es cuestión del buen uso de la energía que emana de la Fuente Única

¿Empezamos de nuevo?

Si tuviera que dar la primera clase a una persona, le explicaría muy claramente la ciencia del vivir, contenida es esa primera oración.
En Verdad existe una sola Fuente de donde emana toda la energía de la Creación.
Por lo tanto, la única Fuente es el Creador. Y es todo Perfección omnipresente.
Así tenemos un solo Amor, una sola Inteligencia, un solo Poder que pueden actuar en nuestras vidas.
Siendo así ¿qué podemos decir de lo no bueno, de esa energía no buena que produce dolor y sufrimientos de todo tipo?
Si comprendemos que no existe otra fuente de poder aparte, en lo externo, tenemos que darnos cuenta que todo lo no bueno, viene a ser la misma Energía original pero mal calificada y mal empleada.
¿Te imaginas el gran bienestar que experimentarías si llegaras a ver y comprender que las apariencias externas, los defectos, son concep­tos humanos, distorsionada creación de cada uno? 

Y lo más grandioso, es darse cuenta de que los defectos humanos no tienen nada que ver con la Perfección de Dios, sino que todos nuestros sinsabores se deben al mal uso del poder original.
Pero cuando nos ponemos a corregir el pensamiento, sentimiento y expresiones del “Yo Soy”, ponemos en acción el poder de Dios sin límite alguno. Y entonces, recibimos todo el bien que deseamos.
Todo es volverse al Yo Superior, que es Dios, aceptar Su Perfección y veremos enseguida esa Perfección manifestada en nuestra vida.

¡Que tu Yo Superior, hermano, purifique la energía de tus cuerpos y recibas todo el bien que emana de la Fuente Única, como armonía, dicha, entusiasmo, alegría y bienestar general!