El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

lunes, 29 de febrero de 2016

LAS EMOCIONES: origen de muchas dolencias

             Cuando no te sientas bien, pregúntate: ¿Qué emoción me está perturbando?

Estamos viviendo un período  en que todo saldrá a la Luz para que sea consumido, purificado, transmutado conscientemente, por el trabajo de cada uno.
Esto significa que se nos hacen evidentes los errores, las faltas a la Ley. Ante esto, nuestra actitud debe ser la de dar gracias, ya que conociendo nuestros errores, podemos liberarnos de sus consecuencias.
A nadie podemos responsabilizar, ni culpar, por nuestros sufrimientos. Éstos, no dependen de lo externo, del mundo circundante, sino de nuestras propias reacciones ante los estímulos exteriores.
De igual modo, la felicidad de una persona no depende de lo que la rodea, sino de su propia respuesta a las situaciones.
El malestar o la Paz Interna sólo dependen de cada uno. Nuestros malestares, siempre tienen que ver con las emociones, ya que éste es el más grande de nuestros cuerpos y también el que está en continuo sube y baja.
¿Qué hacer cuando emociones desagradables nos conmocionan quitándonos la paz del ánimo?
¿Debemos reprimirlas o exteriorizarlas?
Reprimirlas causa gran daño en todos los cuerpos hasta llegar a afectar al físico.
Por ejemplo, las preocupaciones y perturbaciones del ánimo pueden llegar a producir las apariencias de úlceras y hasta de infartos.
La culpabilidad puede producir parálisis, artritis, alergias, etc. Y así sucede con otras emociones negativas.
Todo esto pasa porque nuestro cuerpo denso absorbe todo lo que no deseamos exteriorizar.
También es bastante frecuente en este momento de la humanidad, sentir soledad, tristeza y desamparo o el resentimiento.
Reprimir las emociones o sacarlas son dos condiciones indeseables pero la menos dañina es darles salida.
Esto no significa que vamos a salir “pelearnos con el mundo” pero sí, podemos reflexionar, pensar, meditar qué es lo que nos produce ese sufrimiento, confesárselo a uno mismo, escribirlo o llorar, dejando que el río de lágrimas nos purifique arrastrando todo sedimento.
Suele ser también de gran ayuda en estos casos, poder hablar con alguien que sepamos nos podrá escuchar y tendrá la buena voluntad de ayudarnos. Aquí, los amigos son de enorme importancia.
Otro recurso que se puede emplear es dejar de pensar en esa condición y voltear el pensamiento hacia algo positivo. Esto es cambiar la polaridad. Buscarse un motivo, por tonto que parezca, que nos haga reír, ya que la risa es un gran remedio para muchos males.
Y como toda emoción es un estado mental, al cambiar el foco de la atención, desaparecerá el estado transitorio de malestar.
¿Es que me he olvidado de la Oración?

¡No! Estos son sólo escalones. Lo más alto es confiar en el Poder Interno que nos sacará de la aflicción.

martes, 23 de febrero de 2016

SOBRE LA PALABRA PERFECCION en nuestro vivir

       Amados Hermanos lectores
      Ustedes ya saben que elijo siempre lo simple y sencillo, aunque sea una Instrucción muy elevada. Los Maestros nos aconsejan: "de lo útil, lo más útil", así podemos aplicarlo que es realmente lo importante.

Cierta vez una persona me comentó que no estaba de acuerdo con estas enseñanzas porque siempre hablamos de Perfección y “la vida no es así”, ésta fue su expresión.
Le respondí que la PERFECCION es Dios mismo, la Pura Energía que está dentro nuestro y fuera nuestro.
¿Y qué es la imperfección? Imperfección es “teñir” a esa energía pura con pensamientos-sentimientos de fracasos, de sucesos desagradables, de feas apariencia en nosotros mismos, en los demás y en el mundo que nos rodea.
Siempre es Hoy
Supongamos que al despertar vienen pensamientos, producto de nuestras vivencias,  tales como:
“No pude lograr cosas que quería”.
“Me duele todo y yo no sé donde ir por alivio”
“Todos los días el mismo yugo ¿y para qué?” etc.
La lista sería interminable pero...
Hoy, ¿seguiremos con todo eso? ¿Por qué? ¡Si hoy tenemos electrones nuevos, cargados con energía nueva!
La dificultad que tenemos es la energía cargada de negatividad que está en nuestros cuerpos.
Pero podemos descargar esa energía pesada, usando la energía de HOY para afirmar lo contrario a lo dicho.
“Si ayer no pude, hoy sí puedo. Me crearé un día feliz.

     Y así, mañana será otro nuevo hoy.

miércoles, 17 de febrero de 2016

LAS LEYES del UNIVERSO. Conocerlas y respetarlas es nuestro privilegio y felicidad.

Amados hermanos
Este es un recordatorio y también un aviso para quienes lo necesiten.

En este blog sólo se trata del Plan Cósmico, dado en Leyes Universales de Perfección, Bien y Evolución en la Luz.
Quien transgrede esas leyes se auto-castiga hasta que decide transmutar, cambiar. No existe castigo eterno.
Aquí sólo se habla de Amor, de Perdón, de Misericordia, de Paz, de alegría, contactando el “Reino de los Cielos” dentro nuestro.
No se critica ni se juzga a nada y a nadie. Todo lo inferior es creación humana, de hombres en error.
No se usan palabras de baja vibración, porque ellas atraen a sus similares.
Hay sólo dos emociones: El Amor y su opuesto, el temor. De ellos derivan todas las otras emociones. Discierne. Tú tienes libre albedrío y eliges.
¿Quieres vivir en Amor?
¡Vive! El Amor sólo crea emociones constructivas, útiles, bellas, poderosas, alegres, felices……

¡Aumenta tu Luz, siempre, siempre, siempre y así aumentas la Luz del mundo!

martes, 16 de febrero de 2016

LA ALEGRIA SANADORA, las endorfinas y más...

Ahora verán Amados lectores qué maravilloso Don es la alegría

La alegría es vital en nuestra existencia.
¡Qué importante es cultivar el buen humor! Esto produce una sensación de liviandad tan linda, que borra al instante cualquier sentimiento de displacer.
Las “circunstancias” nos han tornado demasiado serios, con gesto de preocupación, de aflicción, de temor y de incertidumbre.
A tal punto llegamos, que hemos olvidado que la condición natural de cada  humano es la felicidad. Por eso hay ciertos recordatorios visuales que nos dicen: “sonríe, Dios te ama”. Podrá pensarse “de qué voy a reírme si estoy lleno de problemas”. Es que justamente, el estar positivos, contentos, “porque sí, nomás” es lo que atrae los sucesos felices a nuestra vida. Dios no puede hacer nada por la persona que se empeña en seguir derrotista, pesimista. Ya sabemos que “lo semejante atrae lo semejante”.
No es que cuando todo vaya bien, vamos a ser felices. Al contrario, debemos sonreír a la vida para atraer todo lo que nos producirá bienestar, entusiasmo, alegría de vivir. Sí, alegría de vivir, pese a “todo”, aquí y ahora.
      La ciencia también ha comprobado los efectos enormemente beneficiosos del estado de ánimo alegre, liviano. La alegría produce en nuestro cuerpo una hormona llamada endorfina.
Según lo investigado por Sang Lee, médico graduado en Corea y especializado en Medicina  Interna  y Alergia en Estados Unidos, hay efectos físicos que produce la alegría en nuestros cuerpos. Él afirma lo que pudo comprobar en sus pacientes que se recuperaban rápidamente:
 “Ante una situación alegre y esperanzada, la química cerebral se altera, liberando un tipo especial de hormona, la endorfina, que fortalece el sistema inmunológico, pudiendo inclusive eliminar células cancerosas”.
Como vemos la alegría fortalece nuestras defensas, haciéndonos inmunes a las enfermedades o si éstas ya estuvieran manifestándose, aún así, es posible sanar más  rápidamente.

Entonces, por nuestro propio bien, también para ser sanos, cultivemos la alegría.

viernes, 12 de febrero de 2016

SOBRE QUIEN ESCRIBE

Buen día gentiles lectores
Hoy, como quien empezar el nuevo ciclo anual, iniciado el 8 de febrero, quiero contarles este tema, (sobre todo para quienes viven muy lejos) que está en uno de mis libros:
No es mi objetivo hablar de mi misma ni atraer la atención hacia mi personalidad, no obstante, deseo aclarar algo sobre mi quehacer.
Elegí ser docente y dedicar mi vida a la didáctica, “El Arte de Enseñar”. Reconozco que mis palabras audibles o escritas son bien recibidas y encienden el fuego de la auto-superación en muchas personas pero no por esto me considero “una gran Maestra”. Simplemente y con gran regocijo transmito lo que el Verdadero Hacedor en mí, quiere expresar.
Mi personalidad no es perfecta, ya que aún no he logrado la Maestría sobre mis cuerpos. Aunque tengo muchas conquistas logradas al respecto, aún sigo siendo humana y perfectible.
Trato de ser y de vivir lo que predico y si mis escritos contienen algunas enseñanzas que aún no he logrado, recuerdo que sólo soy un canal de la expresión interior.
Si esperara a ser Perfecta en mi personalidad para poder dar, privaría a muchas personas de recibir estas Enseñanzas, que tal vez puedan aplicar mejor que yo, haciendo sus propias auto-conquistas.
Es así que debo transmitir toda la Instrucción, invitando a levantar la mirada hacia los más altos objetivos.
No me creo la dueña de la Verdad, nadie lo es pero siento que enseñar es amar y mientras mis palabras llanas puedan llevar Luz, seguiré dichosamente dando.
Por hacer esto que hago, no estoy exenta de afrontar “pruebas”, al contrario, el proceso de precipitación es más intenso pero considero que es un privilegio pasar “exámenes” seguido. Cada uno de ellos es una crisis de crecimiento, de movilización interna para superar situaciones y lograr más Maestría en la conquista de mi ser personal.
Así aprovecho el torbellino de las crisis y tensiones para crecer.
A veces también me “bajoneo”. Aún soy humana. Pero tengo la dicha excelsa de hacer esto que amo.
Vivo creando y dando y esto aviva mi Espíritu, llenándome de gozo inefable.
Cada nuevo libro es concebido como un hijo, gestándose célula a célula, seleccionado cuidadosamente las expresiones imprescindibles para que sea claro y conciso. Esto hace que “tensione la cuerda del arco para disparar la flecha”.
El arco con su cuerda tensa, es el desafío de una nueva creación y la flecha es el propósito espiritual que lo lanza.
Tuve la Gracia de ser la iniciadora de la difusión pública de estas Enseñanzas en mi país, Argentina, en la ciudad de Rosario, donde vivo.
Agradezco a Dios y a los amados Guías Superiores Su Asistencia y Protección para poder expresar desde mi corazón, lo que Su Sabiduría me indica.
También agradezco profundamente las palabras de aliento que me hacen llegar muchas personas que reciben mis palabras y me cuentan que les ayudan a crecer y a ser cada día más felices.
Por todo esto, ¡Gracias!
Y que este nuevo mensaje vaya cargado de copiosas Bendiciones.