El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

miércoles, 27 de octubre de 2010

"CAMINANDO HACIA LA ASCENSION" (CHARLA)

Podrán escucharla en Radio FM Az 92.7
o en la web www.fmaz.com.ar 

el jueves 28 de octubre 7 a 8 p.m. (19 a 20)
Teléfono de la radio: 0341-411-2623

viernes, 22 de octubre de 2010

PARA TI QUE ESCUCHAS …

PARA TI QUE ESCUCHAS …  Y QUE TIENES GANAS
DE CAMBIAR TU VIDA Y LOGRAR TUS SUEÑOS
LLENATE DE AMOR , DE ENERGIAS SANAS
Y HAZTE UN CAMINO, EL DE TUS ENSUEÑOS.-

PARA TI QUE ESCUCHAS …  Y SUEÑAS CON VER
UN SENDERO LIMPIO Y MUY LUMINOSO
METETE MUY DENTRO, DONDE HABITA EL SER
QUE LA LUZ TE LLEVA AL EDEN GLORIOSO.-

PARA TI QUE ESCUCHAS …  Y TIENES TU ALMA
CON ALGUN RENCOR Y UN MIEDO PROFUNDO
DEJA DE SUFRIR Y ENCUENTRA LA CALMA
EN LA VOZ DE DIOS Y UN CIELO  FECUNDO.-

PARA TI QUE ESCUCHAS …  Y BUSCAS EN VANO
EN FALSOS PROFETAS TU SER SUPERIOR
ABRE EL CORAZON Y TIENDEME LA MANO
QUE JUNTOS  BUSCAMOS EN TU INTERIOR.-
                                 VICTOR PASTERI
                                                                             17/12/09.-

jueves, 21 de octubre de 2010

"BUSCANDO EN TU INTERIOR"

El programa "Buscando en tu Interior” de Víctor Pasteri,
comienza hoy jueves 21  de 19 a 20 hs
Radio “AZ" en el 92,7 mhz del dial
o en la web: www.fmaz.com.ar

martes, 19 de octubre de 2010

QUE BUENA OPORTUNIDAD!


DARE UNA CHARLA EN RADIO!
Será el día 28 y podrán escucharla en todo el mundo.
¿Cómo surgió la oportunidad?
Es que mi grande y buen amigo Víctor Pasteri me invitó nuevamente a su programa.
Para que se enteren de los detalles, él mismo se los contará:

Hola a todos....!!! Que alegría...!!!
Vuelvo a la radio otra vez...!!!  Estaré todos los jueves de 19 a 20hs en "RADIO AZ" 92,7 mhz
Y para los que viven lejos o en otro país, pueden escuchar en directo por la web en :
www.fmaz.com.ar
Les recuerdo la modalidad del programa:
Desarrollo de un tema principal y los últimos 15 minutos, una meditación.
Para los nuevos: "buscando en tu interior" es un programa de autoayuda y superación personal, basado en conocimientos propios y de grandes autores como Chopra, Dyer, Hay, Trevisan, Coelho, Madre Teresa, Ghandi, , Saint Germain, Fox,  Jesús, Caddy, Méndez, La Biblia... etc.
Me considero un libre pensador bien “metido" en mi época y totalmente abierto, considerando al "hombre" co-creador y parte de un "todo" en el que somos UNO.
Bueno no los quiero cansar...los quiero mucho...y les mando el poema que hice para mis queridos oyentes al finalizar el ciclo 2009.-
                                                             Con todo mi corazón 
                                                                 Víctor Pasteri

Al poema aún no pude subirlo

sábado, 16 de octubre de 2010

EL DIGNO BROCHE DE ORO

Queridos lectores
Deseo que estos consejos de vida dados por nuestro Amado Maestro Jesús, hayan sido muy bien aprovechad0s por quienes pacientemente siguieron día tras día Sus Enseñanzas, aunque a veces parecieran repetitivas y tal vez poco amenas para algunas personas.
Llegamos a la Esencia del valioso Mensaje, viendo que es actualísimo y no “pasado de moda” como dicen quienes  quieren desprestigiar la Enseñanza Metafísica.
Aquí tenemos la síntesis.
Si leemos atentamente, meditando estas Bienaventuranzas, podemos darnos cuenta que son distintas formas de presentar la misma Enseñanza. Son una reiteración de esta Gran Verdad:
lo que sucede en nuestras vidas, es lo que pensamos y creemos.
Es por esto que debemos ser amos y señores de nuestros pensamientos y sentimientos y distinguir cuando son nuestros y cuando provienen de los pensamientos de la masa.
De este modo podremos hacer un reciclado, viendo qué nos sirve para vivir mejor y que no nos sirve y así eliminarlo antes de que eso termine bloqueándonos.
Reflexionado sobre todo lo leído vemos que el Maestro Jesús nos enseñó en todo a pensar en forma elevada, a cambiar la frecuencia vibratoria y a enfocar la conciencia sólo en lo Superior.
Esto es justamente la Ascensión, no sólo en lo personal, sino en lo grupal y en lo planetario.
Esta Ascensión se  logra también  en el físico, volviéndose éste, menos denso e incorporando energías más elevadas, hasta llegar a ser un cuerpo de Luz.
Las frecuencias bajas, de miedo y de limitación se disuelven y podemos vivir en un estado elevado, siendo UNO en el Espíritu, con bienestar contínuo, bienaventurados.
Esta es la filosofía de vida que nos deja Jesús.
¡Para Tí, Gran Maestro, todo nuestro agradecimiento y Amor!

Te pido muy especialmente: No guardes esto sólo para ti, sería egoísmo, invita a otras personas a leer estas Enseñanzas ya que al mundo debemos “salvarlo” entre todos y no hay tiempo que perder, es ya muy evidente.
¡Gracias por poner el Amor en Acción!

jueves, 14 de octubre de 2010

FELICES LOS PERSEGUIDOS...

8va. Prédica
“Felices los perseguidos por causa de la justicia; porque de ellos es el Reino de lo Cielos”.

Esta afirmación es más extensa pero si logramos la comprensión de estas palabras de su comienzo, habremos avanzado bastante.
Aquí, “persecución” no refiere a la persecución de otros y “justicia” no alude a la justicia de los hombres, ni a la justicia de la leyes terrenas sino que esa “justicia” y “persecución” se dan en la persona misma.

 “Justicia”, como ya vimos, significa ser justos, rectos en nuestro pensar, sentir, hablar y actuar y respecto a la “persecución” ¿qué parte de nosotros mismos puede perseguirnos?
La “persecución” viene de nuestra naturaleza inferior, de nuestra personalidad o ego. Somos “perseguidos” por nuestro yo humano, por esa parte nuestra que actúa por su cuenta, según su propio parecer  y  muchas veces, equivocadamente.

Es una forma de “persecución” la que ejercen nuestros viejos hábitos que es como si nos persiguieran en el sentido de que ofrecen resistencia, no quieren ser desalojados, quieren seguir permaneciendo en nuestra mente, en nuestras emociones, en nuestro actuar.

Los pensamientos, moldes mentales o pensiformas, toman forma y viven a nuestro alrededor, fortalecidos por la energía que les damos.
A veces están tan “gordos”, afianzados, cristalizados, que cuesta debilitarlos para que dejen de “perseguirnos”. Se establece así, una especie de lucha entre lo Interno que nos impulsa a obrar con rectitud, con una nueva conciencia y lo inferior, los hábitos indeseables, que quieren seguir existiendo y se resisten a disolverse.

Esto suele ser la comodidad de permanecer con viejos estados de conciencia y no hacer el  esfuerzo de empezar una vida nueva, con justicia, con rectitud en el pensar.
Esto es también la “tentación” de dejarse llevar por el “yo soy así”. Es ésta una posición de comodidad, que en el fondo encierra debilidad, falta de fortaleza para enfrentar las propias falencias y realizar el cambio a un modo recto de pensar, a un nuevo modo de vivir, el que da la ansiada liberación.

Todos los hoy Iluminados que nos precedieron, tuvieron esta lucha entre el Yo Superior que desde el Interior impulsa a vivir rectamente y el yo inferior o humano con sus errores.
De manera que si nos sentimos perseguidos por nuestras propias creaciones del pasado, debido a que ahora queremos obrar con rectitud, podemos considerarnos felices, porque se está operando el cambio.

Y con ese cambio, El “Reino de los Cielos”, empieza a ser nuestro, es decir, comienza la condición de vida feliz.

“Felices son los perseguidos por sus viejos hábitos erróneos; porque entonces se fortalecen y hacen que triunfe su Yo Superior sobre su yo humano, teniendo así una vida dichosa”.




martes, 12 de octubre de 2010

PROXIMO TALLER - RECUPERANDO LA SALUD

Se inicia el miércoles 13 de octubre a las 17.
Continúa  miércoles  20 de octubre
                    miércoles 27 de octubre
y                 miércoles 03 de noviembre

Inversión total: 50 $ con entrega del libro de apoyo "Metafísica y Salud".
Por información escribir a este correo electrónico o
llamar al teléfono 0341 430-2858

lunes, 11 de octubre de 2010

FELICES LOS PACIFICADORES

7ma. prédica
“Felices los pacificadores; porque ellos serán llamados Hijos de Dios”.

Recordemos nuevamente que el Maestro Jesús se dirige directamente a cada hombre en particular. Por lo tanto, lo que quiere decirnos es que debemos lograr la paz en lo personal, la paz en lo mental-emocional. Ser pacificadores en nosotros mismos.
Tener paz interna, serenidad, tranquilidad es “no se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”, ya que si tenemos temor, inquietud, resentimientos, culpas, enojos, etcétera, no tenemos paz y sin ella no podemos tener éxito ni logros.
¿Cómo se logra la tan anhelada paz mental-emocional?
Logramos la paz cuando nos aquietamos, cuando contactamos a nuestro Ser Interno, de la forma que cada uno lo sienta, comunicándonos con Dios, a través de la Oración, invocando, meditando, afirmando, decretando.
Paz interna es abandonarse totalmente a la Guía Divina. ELLA nos hará sentir por impulso interno, qué debemos hacer en cada situación. Es la voz de la Intuición que nos impulsa silenciosamente hacia lo correcto. Es el sentido común, la Sabiduría, expresándose en lo práctico.
Paz es la no lucha, el no debatirse, la no prisa, el des-preocuparse. Es soltar todo a los cuatro vientos y  escuchar la Voz Interna, que nos sugiere soluciones inusitadas.
Naturalmente que esta actitud de paz no significa ocio, ni sentarnos a mirar para arriba.
Lo que significa es que antes de emprender cualquier tarea, primero consultemos a  la Presencia Maestra Interna para que nos dicte claramente qué debemos hacer. De esta forma no correremos el riesgo de equivocarnos.
Así, la acción física resultará sin tropiezos, trabajaremos sí, pero de forma acertada, fácil, permitiendo que la Inteligencia nos rinda al máximo, con un mínimo esfuerzo. A esto se refiere la expresión “hacer sin hacer”.
Respecto a nuestros deseos de pacificar a los demás, a pacificar en situaciones ajenas, también nos dice la Instrucción que donde haya discordia llevemos paz. Pero la forma en que lo hacemos es lo que cuenta, ya que a veces, hablar a las personas alteradas puede no resultar efectivo.
La mejor forma de ayuda, es que cuando percibamos
desavenencias ajenas es Orar silenciosamente, enviando Luz a la situación, invocando en esas personas el Amor y la Sabiduría Divina para que asuma el mando de esas personalidades y las tranquilice.
Esta Bienaventuranza dice que “los pacificadores serán llamados Hijos de Dios”, lo cual significa que venceremos nuestras dificultades y limitaciones y seremos, no sólo potencialmente, sino verdaderamente “Hijos de Dios”.

“Felices son los que tienen paz interna y la proyectan; porque viven como Hijos de Dios”.

domingo, 10 de octubre de 2010

¿QUIENES SON LOS DE LIMPIO CORAZON?

6ta.Prédica
“Felices los de limpio corazón; porque ellos verán a Dios”.

Esta Prédica, como las anteriores, nos da una Enseñanza muy simple pero muy profunda en su significación y maravillosa por lo que nos invita a hacer, “ver a Dios”.
Analicemos esta dos palabras “limpio corazón”. Aquí, “limpio” no significa no sucio y “corazón” no hace referencia al órgano físico.
En aquella época, se usaban palabras que representaban algo físico, concreto, para aludir a algo no físico. “Corazón” es la parte subconsciente, donde están grabados todos los conceptos y creencias de cada persona.

Dice que debe estar “limpio”. ¿Limpio de qué?
Esta limpieza se refiere a quitar del subconsciente toda acumulación errónea, todo concepto equivocado que alguna vez hayamos incorporado, conciente o inconscientemente a través de nuestro pensar-sentir.
Es también, no albergar ningún tipo de maldad, ningún sentimiento indeseable, respecto a nosotros mismos, a nada y a nadie. Sólo así seremos “limpios de corazón”.

El conocimiento primero entra a nuestra mente consciente pero podemos tener un cúmulo muy grande de cosas aprendidas y no operar ningún cambio visible. ¿A qué se debe esto? 
Esto se debe a que luego debe venir la comprensión, el grabar los conceptos en lo profundo del subconsciente y entonces sí, podremos mejorar nuestras vidas en salud, bienestar, abundancia y todo el “Reino de los Cielos”, en el momento presente.

Dice también que entonces podremos “ver a Dios”.
¿Qué es “ver” a Dios?
Hay distintas formas de “ver” a Dios.
Ya sabemos que Dios es incorpóreo, por lo tanto no podemos verlo con los ojos físicos.
 “Ver”, en este caso, significa percibir, elevarnos mentalmente, emocionalmente, experimentar la dicha aquí, en el plano terreno, al elevar nuestra vibración.
 “Ver a Dios” es la armonía perfecta, el Cielo, la felicidad suprema. Es experimentar Su Presencia dentro nuestro y en todo lo creado. Es reconocer el bien en cada persona, situación y cosa.
 “Ver a Dios” es reconocer la Verdad en el Espíritu, lo eterno, lo inmutable.
“Ver a Dios”, es practicar Su Presencia en cada momento de nuestro vivir, lo que trae una libertad infinita y felicidad perfecta. Transforma nuestra vida.

Podemos entonces afirmar:
Felices son los que aceptan al único Poder, Sabiduría y Amor dentro suyo.
Felices los que Lo aman con todo su corazón y confían plenamente en EL porque vencerán los obstáculos y vivirán llenos de éxito. Esto será la consecuencia natural de su forma de pensar, de sentir y de actuar.

“Felices los de limpio subconsciente; porque ellos experimentan una Vida Superior”.

sábado, 9 de octubre de 2010

COMPASION ES AMOR EN ACCION

5ta. Prédica
“Felices los misericordiosos; porque ellos recibirán misericordia”

Esta afirmación parece fácil de interpretar, sin embargo, hay un gran mensaje por aprender aquí.
Ante todo ¿qué quiere decir misericordiosos?
Ser misericordiosos es ser compasivos, piadosos, generosos. El término “misericordiosos” puede ser sustituido entonces por compasivos que significa hacer algo por los demás y la promesa dice que si somos así, recibiremos también misericordia.

¿A qué acciones podríamos llamar compasivas?
Ayudar, socorrer, consolar, asistir, son, indudablemente acciones compasivas. Pero lo importante a aprender aquí es que la acción debe ir acompañada de un auténtico sentimiento de amor, de querer hacer el bien al prójimo, a nuestro semejante.

Suele suceder en algunos casos, que estas acciones no corresponden a sentimientos bondadosos, caritativos. A veces, las personas realizan estas acciones motivadas por pensamientos o por sentimientos de otro tipo, como el aparentar, el temor al castigo o la vanagloria o por interés o por sentirse superiores o por hipocresía. Si estos son lo móviles de nuestra ayuda, nadie se beneficia, ni el dador ni el que recibe.

Hay compasión, se es compasivo, cuando se da o se ayuda, sólo por el gozo de dar, por el verdadero deseo de hacer el bien. Si es así, la acción es misericordiosa  y resulta ser una Bendición espiritual, mental y material para el dador y para el recibidor al mismo tiempo.

Otra forma de ejercer la compasión es nuestra actitud ante los errores de los demás. Esto es, que en vez de señalar sus errores y defectos, en vez de criticarlos o condenarlos, podríamos ser compasivos y hacer algo por ellos.
Nuestra actitud será de ayuda, ejerceremos compasión, si les enviamos pensamientos de bien, que los eleven, así podemos contribuir a su crecimiento, a la liberación de sus errores.
Ante las faltas de los demás, recordemos que el Cristo dentro de cada ser, está deseando la ayuda que podemos darle a esa persona.
Una ayuda muy efectiva es invocar a su Presencia Yo Soy para que asuma en control de esa personalidad. Y también podemos pedirle que Ilumine su mente para que ella misma reconozca sus errores y rectifique sus pensamientos y acciones.

Ser compasivos o misericordiosos es tratar de no ver las apariencias, lo imperfecto, en nuestro semejante sino ver el bien que su Esencia Es.
Así, tengamos en cuenta también, que la compasión, el amor que damos a los demás, tarde o temprano, lo mismo recibiremos.

“Felices son los compasivos; porque ellos reciben compasión”.

viernes, 8 de octubre de 2010

LOS DE RECTO PENSAR SERAN HARTOS

4ta. Prédica
Sigamos viendo como el Maestro nos enseña una linda forma de vivir

“Felices los que tienen hambre y sed de justicia; porque ellos serán hartos”

Aquí tenemos la palabra “justicia”, que  tiene un sentido especial.
“tener hambre y sed de justicia”, significa tener “hambre”, estar sedientos de hacer lo “justo”,  lo correcto y ejercer el dominio de nuestra mente.
La justicia  predicada  por el  Maestro  Jesús,  no refiere a justicia ejercida por otras personas y menos aún “hacer justicia con la propia mano”. Toda su prédica está dirigida al ser humano en particular y a su mundo personal. Allí ejerceremos la justicia, la rectitud, para que recto sea nuestro vivir.

No podemos pensar una cosa y producir otra.
Si deseamos estar sanos, por ejemplo, alimentemos pensamientos saludables, de paz, de gozo, de confianza en el Gran Poder que nos creó.
No pensar con “justicia”, sería fijar la atención en las perturbaciones del cuerpo, que son pasajeras, temporales, porque se modifican al modificar el pensar.
“Justicia” es también pensar en la abundancia para que se manifieste en forma natural.
¡Qué importante es entonces, tener pensamientos de justicia!
¡Son ellos los que nos darán lo que deseamos!

Algunas personas dicen “no es fácil” hacer estos cambios. Si no resulta fácil ejercer el control de la propia mente es porque los pensamientos “injustos” de toda la humanidad forman una gran marea de ondas, que fluyen en todas direcciones, con gran rapidez.
Se hace necesario vigilar constantemente los propios pensamientos para poder dirigirlos, porque si no lo hacemos, los pensamientos de imperfección se “filtran” y de pronto nos encontramos pensando lo no deseado.

Los pensamientos van y vienen, vertiginosos, mezclando pasado, presente y futuro y una gran masa de pensamientos no “justos”, ejercen presión en cada persona. Esto es lo que “no es fácil”. Es un desafío emerger, rechazar los pensamientos oscuros y alimentar sólo los pensamientos luminosos, elevados, constructivos y optimistas.

Esta Bienaventuranza nos muestra un mundo maravilloso, que no es utópico ni imposible de alcanzar.
La felicidad se logra día a día, progresivamente, a veces el proceso es más lento, otra es más rápido, todo depende de la forma en que pensamos, de la determinación y firmeza con que nos dediquemos a ser los “capitanes de nuestro barco”.
Todo progreso debe alegrarnos grandemente. Seamos pacientes con nosotros mismos, constantes en el auto-mejoramiento y estaremos, hartos, llenos de todo bien.

“Felices son los justos, los de recto pensar; porque serán llenos, hasta el hartazgo, de todo lo bueno que deseen”.

jueves, 7 de octubre de 2010

"LOS MANSOS HEREDARAN LA TIERRA"

 3ra. Prédica
“Felices los mansos; porque ellos recibirán la Tierra por heredad”

¿Qué significa ser manso? Aquí significa algo distinto de lo que generalmente entendemos por “manso”.
Manso no es ser débil ni falto de valor. El maestro Jesús no predicó nuestra debilidad, ya que si  fuéramos débiles, seríamos manejables por cosas externas.

¿Quién es manso? ¿Manso a qué?
Manso es aquel que tiene una mente abierta, Fe, confianza en su Creador y el total convencimiento de que Su propósito, respecto a nosotros, sus hijos, es traer bienestar a nuestra existencia, plenitud, abundancia de todo lo bueno.

La actitud mental de mansedumbre, implica estar dispuesto realmente a permitir que esa Voluntad, ese Amor y esa Inteligencia se expresen en nuestro vivir, aún más allá de lo que nuestra mente pequeña pueda concebir.
Una mente abierta, alerta puede comprender que vivir según el Plan Divino no significa perder ningún bien sino vivir una vida mejor, espléndida.

Manso es quien cede el libre albedrío personal, al verdadero Hacedor de todo, que actúa con Sabiduría y no según el parecer terreno, que suele equivocarse.
 “Que sea lo que Dios quiera” es lo más acertado que podemos decir, porque indudablemente, Él, es decir nuestro YO Superior, nos inspirará hacer lo mejor, lo que más nos beneficie. Y si es así, ¿qué cosas desagradables pueden sucedernos?

La actitud mental de ser mansos ante el Propósito del Creador, es la llave del éxito y nos hace merecedores de “recibir la Tierra por heredad”, es decir por herencia.
Aquí tenemos el secreto que nos permite liberarnos de dificultades. Ser mansos a la Voluntad Superior, para una vida abundante de todo bien.

Parafraseando:
“Felices son los mansos que comprenden lo que es la Voluntad de Dios; porque reciben como Herencia todo lo provechoso que hay en la Tierra”.

miércoles, 6 de octubre de 2010

"FELICES LOS QUE LLORAN..."

“Felices los que lloran; porque ellos recibirán consuelo”

¿Cómo damos  sentido a esta promesa?
¿A quiénes está dirigida?
¿Cuándo el dolor y el sufrimiento pueden ser útiles?
Puede suceder que algunas personas, agobiadas por el sufrimiento y la adversidad, como consecuencia de andar apartados de su Guía Interno, alejados de Dios, en algún momento de su vida, lo busquen.
Así, cuando deciden encausarse en el bien, dando a su Ser Interno el mando de su vida, obtienen toda la dicha que un Padre desea y da a sus hijos.
Su Voluntad, es el camino ancho, central, agradable, sin luchas, el vivir alineados con el verdadero propósito para el que fuimos creados, ser felices en este mundo, aquí y ahora, llenos de éxito en nuestros proyectos y expandir esa felicidad hacia los demás.
Esto se logra cuando hacemos que nuestro libre albedrío funcione de acuerdo con la Voluntad de Dios.
Cuando cedemos al Comando Interno nuestro libre albedrío terreno, dejamos de cometer error tras error y por lo tanto, dejamos de sufrir.
Es nuestro crecimiento en conciencia lo que nos hace cada vez más libres. 
Así, podemos vivir en este mundo de apariencias terrenas pero siendo gobernantes en nuestras vidas, en el plano en que estamos. Esto se logra a través del autodominio de nuestra mente.
Mientras más nos elevemos,  menos  sacuden los vientos de la adversidad, tal como un avión que se eleva más allá del nivel de las tormentas, donde reina la calma y el desplazamiento sereno y feliz.
Consuelo es descanso,  alivio de una pena o fatiga.
Es sentir Su Presencia allí, siempre dispuesta a asistirnos, eso es el gran alivio y descanso de toda aflicción.
El consuelo viene al hacernos Uno con ÉL, sintiéndolo intensamente. Entonces la conciencia se expande y hallamos la salida a lo que nos aflige.
Esta Bienaventuranza podría expresarse así:

    “Felices son los que sufren; porque finalmente buscan a Dios y reciben el consuelo, al sentirlo dentro suyo”.

lunes, 4 de octubre de 2010

¿QUE NOS ENSEÑA LA 1ra. BIENAVENTURANZA?

“Felices los pobres en Espíritu; porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
Lo primero que debemos tener en cuenta es que algunas palabras tienen un significado diferente del que les damos en la actualidad y que también muchos términos han variado con las traducciones. Estas Enseñanzas son Metafísicas y en ellas debe verse el significado simbólico y no sólo la escritura literal o sea “ver el espíritu detrás de la letra”.
Para adaptar los términos a nuestro vocabulario de uso actual, sustituímos la palabra “bienaventurados” por felices.
Comprendamos el significado de la primera parte que dice “Felices (son) los pobres en Espíritu”.
Pobre en espíritu refiere a la persona que no está llena de "posesiones" o acumulaciones como son los pre-juicios, opiniones  pre-concebidas  y  conceptos con los que esté familiarizado, para poder ver sus creencias con nueva Luz.
El dinero en sí, las riquezas, no son ni buenas ni malas; lo “malo” es permitir que el apego al dinero nos haga esclavos de él.
De manera que “pobre” en este caso, no significa carente de dinero, sino carente de obstáculos mentales, como puede ser el depositar  toda nuestra confianza y seguridad en las posesiones materiales y no en la Fuente Proveedora de todo.
No  es  que  sea  “malo” tener dinero abundante o títulos, sino permitir que esas “glorias” terrenas sean el único motivo de nuestra vida.
Primero hay que buscar a Dios, dentro de cada uno, el “Reino de los Cielos” y todo lo demás se nos dará por añadidura, para nuestro bienestar y confort.
En síntesis, “pobre en espíritu” es quien es capaz de reconocer que puede haber estado equivocado en su forma de vida y puede dejar a un lado sus “posesiones”, para comprender la Verdad, el propósito para el que fue creado y empezar de nuevo su camino.
  
Veamos ahora el significado de la expresión “Reino de los Cielos”.  A esta condición de vivir en el reinado, se refirió el Maestro Jesús al decir: “El Reino de los Cielos está dentro de vosotros”.
Es decir, que es accesible, que está a nuestro alcance vivir como reyes, cuando permitimos que Dios Inmanente, dentro nuestro, lo que llamamos la Presencia Yo Soy, gobierne nuestras vidas. Es entonces que tenemos abundancia de todo bien, armonía, paz, gozo, salud y bienes materiales. Y vivir en ese estado de confianza, de bienestar y alegría, gozo y entusiasmo ¿no es acaso tener el “Reino de los Cielos aquí, en la Tierra?
“De ellos es el Reino de los Cielos”, dice. No hay limitaciones. De cualquier persona es ese Reino si lo  busca y quiere vivir en él.
Sólo hace falta despejar la mente para que la Verdad en el Espíritu, que es la Perfección en todo, pueda manifestarse en nuestra vida.

Parafraseando, podríamos decir:
“Felices son los pobres en Espíritu; porque buscan su Reino Interior que los provee de todo bien”.


viernes, 1 de octubre de 2010

¿ES POSIBLE SER FELIZ?

Como introducción al tema les cuento que entre lo mucho que estudié en mi vida, de Grandes Maestros, de distintas latitudes, un buen día quise comprender qué había Enseñado el Maestro Jesús, a quién Amo desde siempre. Como podía yo tomar la Esencia de sus Prédicas, en pocas palabras, tal como es mi estilo. Y me encontré con un Tratado de Sabiduría en 8 afirmaciones, que me parecieron maravillosas por lo breves, concisas, completas, sólo exponiendo, sin ningna imposición y prometiendo condiciones de vida gloriosas a quienes siguieran esas pocas palabras.

Entonces me puse a aplicar lo que me dio la didáctica, es decir, separar la afirmación en primera parte y segunda parte, eso que ustedes también conocen de la escuela primaria, "sujeto" y "predicado". Ya verán  cómo esto facilita mucho la comprensión.
Ahora respondo al título de hoy ¿es posible ser feliz?
Sí, es posible, pese a las condiciones actuales, si nos dedicamos a comprender eso que se nos enseñó hace 2000 años pero que sigue siendo actualísimo.
De modo que les propongo conocer sus afirmaciones, que según mi visión, comprenden la totalidad de
lo que una persona necesita, para vivir antes, ahora y siempre según el propósito o Plan Divino de felicidad permanente.


Su Mensaje es profundo y de enorme riqueza pero tal vez no lo hemos comprendido realmente por el uso de palabras simbólicas.
Para poder aplicarlas al diario vivir trataremos de analizarlas en su contenido, una por una, en días sucesivos, para ver qué nos dejan de aprendizaje.

Es ésta una invitación a internalizarlas y sacar de Ellas el máximo provecho.
¡Que así sea por nuestro bien y el de todos!