El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

jueves, 24 de noviembre de 2016

RENACIMIENTO Y NUEVA VIDA

En diversas épocas, se ha hablado de un nuevo resurgimiento, en que el Ser Humano recobre nuevamente su conciencia Divina.
En estos tiempos,  adiestrar los sentidos internos, se ha ido expandiendo. Sin embargo, el actual bullicio externo, pareciera convertirse cada vez más, en una amenazante encrucijada para aquellos “puros de corazón”, que buscan afianzarse “CON LA CABEZA PUESTA EN LOS CIELOS, PISANDO LA TIERRA”.
Esta dualidad, llamada lucha interna, es una gran Oportunidad para establecer definitivamente el mando, comando y control  ante la tiranía  del ser externo, quien ha gobernado por ya demasiado tiempo al Real Ser.
Hasta el presente, la atención se ha ido preferentemente hacia “afuera”, dando escasa actuación al Ser Divino que late en el corazón cuya suave voz sólo es posible escuchar cuando calmado el desenfreno externo.
El renacimiento que entrega la vida renovada, sólo es posible vivirlo cuando se vuelca conscientemente la atención e importancia primordial al Mundo Interno, pero ¿es posible en medio de los acontecimientos diarios? 
¿Es posible llevar la atención hacia la Presencia YO SOY, en medio de la angustiosa rutina de las obligaciones?
Se debe saber que ¡No hay logros internos, si no hay espíritu de sacrificio!
La lucha diaria es el verdadero impulso del Creador para cuando se enfrente  alguna contingencia.
¡El Creador mismo impulsa UNA FUERZA ADICIONAL!
Esto no es cuestión de fe, sino que ¡es una ley exacta!
Esta Ley fue creada para elevar al máximo, todas las capacidades superiores, propias del ser humano!
Que el Creador está presente dentro de cada uno no es un vago sueño de mentes débiles, que crean a un Ser Superior para consuelo, provisión y confor.
Su Presencia, dentro, es lo más Real y Verdadero de todas verdades.
No es fe ciega, no es temor, no es miedo al abismo, ni el miedo a la muerte o a la vida lo que persiste en  la Presencia de lo Eterno.
El ateo niega la existencia del Ser Uno, del Infinito Creador, sin embargo su corazón late emanando Luz Divina por igual que aquel creyente fervoroso.
¡Todos los que persistan, son los que alumbrarán por sí mismos, la Luz  inefable de la Existencia Pura!
Hemos visto la resistente y persistente Fuerza de esos Grandes Espíritus, quienes jamás se dejaron abatir frente a las muchas y variadas disyuntivas y cruentas luchas en sus vidas de dolorosas renuncias.
Cuando no se ha afianza el Amor del Cristo en el Corazón, a la menor tempestad se abandona el Gran Propósito.
Se aleja la Flama alumbradora de la Sabiduría, renunciando a la “sal de la vida” y cambiando “el Reino de los Cielos por un platillo de lentejas”, como tan bien  lo enseñó el Divino Maestro.
No es el castigo de los “cielos” lo que obstaculiza la realización plena, sino la débil, mustia y aletargada conciencia, de los que no desarrolan su espiritualidad a la par de sus logros mundanos.
¡Es un deber sagrado expandir la conciencia y renacer a la nueva vida, siguiendo obedientemente el plan establecido por el absoluto Dios!
Así definitivamente, esta Bendita Tierra se encauzará a Su Real trayectoria y cumplirá Victoriosamente Su Triunfo en la Luz!
Con Bendiciones renovadas, les impulso siempre ¡Hacia arriba y hacia  adelante! 
Vuestro,  Saint Germain.

viernes, 11 de noviembre de 2016

HOY 11-11... BENDICIONES PARA TODOS!!!

   Sobre estos números, es mucho lo que se dice pero… siempre transmito  lo mejor, lo más coherente y sencillo.
Seguramente, quienes siguen este blog, estarán esperando la explicación simple de su significado.
Como ya saben, la tónica de estos escritos, es lo simple, entendible, nada fanatizado ni delirante, por eso me gusta lo escrito al respecto por Norma Rayma y lo transcribo textual.
Resultado de imagen para anclaje de luz rayma

 “En una gran síntesis ... este resumen es el mensaje de este poderoso portal.

Hoy es un día pleno de energías... hasta el sol acompaña con su gran actividad... podrán sentir síntomas... pero lo que marca hoy la energía poderosa del 11-11... es un gran empoderamiento... plenitud... una gran expansión de conciencia.

Todo está en perfecto Orden Divino... y este nuevo amanecer va... paralelamente... dejando caer los viejos sistemas... en forma progresiva... sin dilaciones... a una velocidad vertiginosa.... y esto se siente plenamente.

Amen al ser Creador que realmente son... y permitan a ese nuevo ser renaciendo en cada uno... que accione en libertad... por la paz... el amor... la verdad y la unidad.

Siendo sumamente importante... la unidad y comunión con la naturaleza... y con todos los reinos... Es nuestra responsabilidad y misión cuidar de ellos... amarlos... respetarlos... y accionar para que todo esto se manifieste en nuestro planeta.... en perfecto equilibrio”.

TODOS SOMOS UNO!!!
Namasté queridas Almas

martes, 1 de noviembre de 2016

LAS CRISIS, ALIADAS DE NUESTRO CRECIMIENTO

Amados lectores hermanos
Temen a las crisis?
Tratan de evitarlas?
Creen que son para sufrir? NO, todo lo contrario, por eso él título lo dice claramente.
¿Han tenido últimamente una crisis? Sabían que ellas no son para huir sino algo muy útil para realmente resolver situaciones de nuestro vivir.
Vamos a verlas cara a cara?

¿Qué son las crisis?
Estar en crisis es estar en un momento psicológico en que nos enfrentamos a una prueba o valla que podemos superar.
Es un momento de confrontación con problemas y es justamente, gracias a esa misma confrontación, que podemos resolver los problemas.
Todas las crisis siempre producen un cambio y como consecuencia,  un crecimiento.
Las crisis, no son situaciones desesperantes, como suele darse esa interpretación.
Crisis es cambio, momento decisivo.
Un problema es una cuestión que necesita solución y la búsqueda de esta solución puede ser aplazada voluntariamente por algún tiempo. Pero justo en el momento en que queremos solucionar el problema, entramos en crisis, en confrontación.
Por lo tanto, que quede claro que toda crisis es un estado de movilización de todas nuestras energías, mental, emocional y física en busca de una solución.
Ejemplo: cuando a un niño se le da un problema en la escuela, está indudablemente ante una situación que debe resolver.
Es un desafío en el que de primer momento siente que los conocimientos que tiene, que lo que sabe, no le alcanza (justamente por eso es un problema), siente que el desafío es más grande que lo que tiene, que lo que sabe, que lo que hace y que lo que es. Por lo tanto el  estado de conflicto lo lleva a:
. Tener más.                                    . Hacer más.         
. Saber más.                                   .  Ser más
Moviliza entonces, todo su potencial, su equipo mental-emocional-físico, hasta solucionar su problema.
Cuando finalmente escribe la respuesta, ya no es el mismo de hace un momento. Ha crecido. Ha cambiado. Ha adquirido una nueva destreza. O sea que es más.
Dejando el ejemplo del niño, los adultos nos enfrentamos diariamente con problemas o pruebas, a veces kármicas y a veces no kármicas, como lo que risueñamente comparto a continuación.
Estoy escribiendo en este momento con una máquina nueva, cuyo manejo no me es familiar. ¡Estoy en una “auténtica crisis”!
Esta máquina portátil tiene otra sensibilidad que la que uso diariamente. He aquí mi problema. Estoy a punto de dejar de escribir porque cometo errores y me demora el trabajo. ¿Por qué no decirlo? ¡Me fastidia!
Ante este “problema declarado” puedo optar por escapar pero ¿de qué me serviría? Sería un auto-engaño.
Mejor entro en crisis, así movilizo todas mis energías. Insisto y continúo escribiendo mientras converso con “Brillantita”, tal es su nombre y le digo “venceré, seré diestra en manejarte” porque ¡YO PUEDO!
 “Envío Amor a todos tus átomos para que cooperen conmigo”.
Es éste un desafío, “venzo” o seré “vencida”.
Pero si persevero, hoy mismo o mañana o pasado, cuando la situación de crisis, de movilización de energías, me haga dominar el manejo de mi máquina, sabré más, seré más. Habré aprendido una nueva destreza.
Así, con este sencillo ejemplo doméstico he querido explicar lo que son las crisis y su importancia como factor deseable para nuestro crecimiento.
La única forma de crecer es practicar en las pequeñas dificultades diarias, hasta lograr nuestra Maestría.
Todas nuestras limitaciones pueden ser vencidas paso a paso. Eso es el camino. Es una serie de victorias sobre las limitaciones anteriores y esto da como fruto, una expansión de la conciencia.
Esta expansión de conciencia, estos logros diarios, producen una íntima alegría y elevan el Alma a Planos Superiores.
Entonces vemos, que lejos de sentir molestias ante la palabra crisis, debemos desear que se produzcan.
Bienvenidas las crisis o estados de movilización interna que nos hacen libres de las limitaciones, nos hacen más fuertes y desarrollan nuestras capacidades, entrenan nuestra paciencia y autocontrol y agudizan nuestro ingenio, sintiéndonos triunfantes ante nosotros mismos en vez de auto-derrotados.
El triunfo es nuestro, cuando enfrentamos a nuestros problemas con espíritu valiente, activando nuestra potencia interna, entonces, todas las Fuerzas Superiores acuden en nuestro auxilio, ya que sólo esperan nuestra demanda para asistirnos.
El triunfo sobre cada crisis se convierte en una fuente de gran alegría y podemos navegar mejor los rápidos del Karma con toda la fortaleza interna que poseemos.
     Cuando  afirmamos  “YO  SOY”,  yo  puedo,  abrimos las puertas al gran “YO SOY” y  su  poderoso río de vida fluye, quitando todas las obstrucciones del “no puedo”, “no tengo” o “no soy”.
Todo problema de desarmonía, falta de salud, de dinero o sus derivaciones, son temporales y superables, cuando no retrocedemos y entramos en el estado de activación interna, llamado crisis.
Aunque en los primeros momentos de una situación difícil es bastante natural que lleguemos a enojarnos, a sentirnos mal o desorientados, no debemos desesperar.
Cuando nos calmemos veremos que es mejor buscar la solución, antes de renunciar a todo intento.

Finalizo este tema con las palabras del título:
Las crisis son aliadas de nuestro crecimiento.