El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

miércoles, 1 de octubre de 2014

¡Sólo uniéndonos podremos sentir el supremo gozo de la Fraternidad Universal!

Buen día amados hermanos lectores
Me da real alegría contactarlos hoy nuevamente.

¡¿Ya estamos en octubre, vieron?!
¡Cómo se nos va el año! Y bueno, ya lo sabíamos, ya sabíamos que el tiempo en 3ra. D está acelerado, los días pasan “volando” y a propósito, qué hacemos en nuestros días de 2014? ¿Cómo los estamos viviendo?
Es muy evidente que ha sido y es un año de cambios, cambios, cambios... Sí pero una cosa es que nos digan y otra cosa es vivir esos cambios que nos tienen a los saltos, verdad?
Bueno, vamos a seguir ordenando un poco esta secuencia y evaluando las consecuencias vividas ante tanto cambio.
Punto uno: ya se nos anunció muy reiteradas veces que nuestras energías recibirían más y más frecuencias elevadas que nos harían cambiar en todos los órdenes y así está sucediendo pero a un ritmo casi vertiginoso, diría, que no nos da tregua.
Apenas nos sentimos más o menos instalados en un poco de calma, lograda al ordenar algunas situaciones de nuestro vivir, viene otra ola más fuerte que nos sacude y nos deja tambaleantes.
¡Cuánta razón tenían! qué sabios los consejos de nuestros Guías, al decirnos en estos últimos años que nos preparámos alivianando nuestras mochilas, sanando nuestras cuestiones emocionales, para sanar cuanto antes las consecuencias de enfermedades físicas, etc.
¿Y qué está pasando? Que como ya pasó en otros períodos de grandes cambios planetarios, algunos “oyeron” y muchos otros no. Este es el cuadro del presente.
Es simple darse cuenta que cuando aumentamos la potencia de la energía, ésta magnifica sus efectos: tanto lo bueno como lo opuesto.
Y aquí estamos viviendo cada uno sus propias elecciones.
Punto 2: nadie nos obligó a estar presentes en este tiempo, en este planeta. Lo elegimos por propia voluntad, para superar cosas, sanar situaciones, dejar atrás lo que ya fue, vivir sólo el hoy, cada vez más y más concentrados en nuestro ser interno y RECIBIENDO la gran ola de cambios energéticos para vivir un nueva vida, distinta, sí, distinta de lo ya viejo y obsoleto.
¿Es que acaso pensamos que eternamente viviríamos en esa doméstica comodidad lograda?: “ya logré lo que quería, mi capacitación, mi trabajo, mi familia, mi casa, mi auto, mis relaciones, mis paseos.......” Sí sí, pero NO.
¡La evolución no es estancamiento! “¡Ufa! ¿Otra vez el desacomodo?” Y sí. No hay vuelta que darle, aunque no nos guste, aunque es más tranquilo vivir la comodidad, el Universo es Energía en permanente movimiento y por ende, nuestras vidas también.

En fin, habría mucho más para considerar pero hoy pondré el acento en esto:
Hay demasiado aislamiento entre las personas, cada uno encerrado en lo suyo, resolviendo cosas y lo peor aún es que la mayoría de los problemas son perturbaciones en la salud.
A mi modo de ver, la unión entre humanos y con todos los reinos de la naturaleza debería ser nuestro fuerte, nuestro puerto, nuestro oasis, nuestro lugar de abastecimiento, de consuelo, de compañía, de regocijo, de risas, de alegría.
     
      Pensemos, meditemos, por nuestro propio bien y el de todos, unámonos, en la UNIÓN ESTÁ LA FUERZA y el disfrute pleno de una vida feliz, compartida, recibiendo la copiosa energía bienhechora, que intensifique todos los Dones que todos recibimos al nacer.

¡Eso sí que es vivir “como Dios manda” y pensar que sólo de ti depende dar ese paso!

“Ojalá” (que significa “quiera Dios”) lo hagamos todos cuanto antes.