El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

viernes, 28 de marzo de 2014

¡Agárrate al Poder Interior y siéntete Victorioso!

                                                         ¡SÍ, PUEDO!
     En este día prometo iniciar una nueva etapa y hacer más con mi vida; alcanzar la grandeza que vive dentro de mí y que está esperando ser utilizada.
  Este es el día en que por fin tengo el valor de enfrentarme a los problemas para resolverlos uno por uno.
 Ya no volveré a tomar el camino fácil de deprimirme.  Hoy alimentaré mi espíritu de entusiasmo y mi corazón de positivismo.
Hoy renuncio a la pereza, a las quejas, a la debilidad de carácter y otros malos hábitos que sólo hunden al ser humano en las tinieblas del estancamiento y el conformismo.
 Desde hoy seré feliz realizando todas mis metas para el beneficio de mis seres queridos y si el destino me reta con dificultades por el camino, voy a responder con entusiasmo y positivismo. 

¡SÍ PUEDO!
Cuando comprometo mi voluntad y mi concentración para lograr las metas que deseo alcanzar.

    ¡SÍ PUEDO!
Cuando cada obstáculo me reta a demostrar mi determinación para triunfar y enfrento cada situación con espíritu de luchador hasta vencer.

  ¡SÍ PUEDO!
Cuando en medio de los conflictos tengo una actitud positiva y a pesar de todo puedo continuar con optimismo, eliminando de mi corazón la idea tonta de darme por vencido.

    ¡SÍ PUEDO!
Cuando cada fracaso representa una lección que debo aprender y por cada caída va creciendo mucho más mi deseo de vencer.

   ¡SÍ PUEDO!
Cuando tengo el deseo de vivir intensamente cada minuto de cada día, disfrutando todos los momentos de mi vida, hasta hacer de mi existencia una aventura apasionante.

   ¡SÍ PUEDO!
 Cuando tomo la decisión de alcanzar una meta que para otros parecerá imposible,  pero para mí siempre estará dispuesta.

   ¡SÍ PUEDO!
Cuando comprendo que tener fe es ser positivo y me enfrento a los retos que me presenta el destino.Sabiendo que Dios está de mi parte, no puede existir un obstáculo que me pueda vencer.

¡SÍ PUEDO!
Cuando reconozco que en el pasado me ocultaba con mentiras y excusas, pero hoy entiendo que fui diseñado para triunfar y sé que las grandes puertas de la felicidad, la riqueza y la tranquilidad se abrirán para mí y para mis seres queridos.

Levanto mis ojos al cielo y digo:
 
 Gracias porque puedo ver la luz de un nuevo día.
Gracias porque hoy tengo la oportunidad de sentir a mis seres queridos y aún quedan fuerzas en mis manos para labrar mi destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario