El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

martes, 30 de diciembre de 2014

¡NO DESESPERES ANTE LAS TRIBULACIONES, ve a tu Refugio y Fortaleza!

¡Aquí de nuevo con ustedes, mi hermanos, trayéndoles una pequeña y enorme reflexión, para que entre todos elevemos  la vibración propia y de nuestro mundo!
Te has preguntado ¿cuál es el estado natural de nuestro verdadero Ser, de nuestro Yo Real o Yo Superior? (no estoy refiriéndome al envase, a los cuerpos, a la personalidad).
El verdadero estado es la plenitud, el sentirse bien, feliz, en suma, nuestra naturaleza divina es abundante y dichosa en todo sentido.
¿Y entonces? 
Y... sucede que todo eso lo rechazamos, sí increíble, no? lo re cha za mos, tal vez inconscientemente cuando permitimos al ego, sus bajones anímicos de pensamientos y sentimientos. Ahí se enseñorea la personalidad, tal vez con tristeza, frustración, desaliento... que es un comportamiento totalmente hostil, opuesto al Espíritu.
Pero como siempre la elección es nuestra.
¿Qué podemos hacer?

Ni bien advertimos esos estados bajos, recordemos que el Universo nos ofrece ahora mismo esa abundancia de bien que es nuestra por derecho natural y sabiendo esto, colocarnos en ese fluir positivo, lindo, feliz y dejarnos arrastrar por él...
¿Qué te parece la idea?
Por si no te “cierra” esto o te parece facilismo, recuerda que lo dijo el Gran Maestro:

“El Reino de los Cielos está dentro de ustedes”.
Ahí al alcance, dentro, en ese Reino, sólo hay Paz, Amor, Alegría, Gracia, Belleza, aunque afuera haya “turbulencias” de cualquier tipo.

    ¡Cierra los ojos, entra a tu Santuario Interior y quédate en paz!

No hay comentarios:

Publicar un comentario