El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

miércoles, 28 de agosto de 2013

MARIA, nuestra Madre Divina  

¿Quién es para mí, María?
Voy a contarles una historia muy íntima que me une a Ella.
Al venir a este mundo, asistió a mi nacimiento, mi querida abuelita, Elena y siendo muy devota de María, Madre de Jesús, me puso bajo la Protección de Ella. Por eso llevo el nombre María.
Así crecí viendo el hermoso cuadro de María Auxiliadora como Patrona de ese hogar.
Todas las tardes, allí mismo, en casa de mi abuela, se preparaba un altar y la familia rezaba el Rosario, yo también, claro, que por entonces tenía 7 años, me aprendí de memoria las Letanías en Latín y desde entonces permanecen en mi memoria.
¡Cuántas Alabanzas, qué gloriosas!: “Reina de los Ángeles”, “Reina de los Patriarcas”, “Reina de los Profetas”...
¡Qué afortunada fui al crecer en una familia así!

Años más tarde aprendí que el mismo Ser, el mismo Espíritu, recibe distintas denominaciones según los lugares donde se la venera.
Además recibí la Instrucción de que Jesús, su Amado hijo, nos la legó como Madre nuestra también, es decir, Madre de todos los humanos.
Así que crecí amando con todo mi corazón y con todo mi Ser a “mi Amada Madrecita”, como la llamo y a su Divino Hijo.

Pasando muchos, muchos años, aprendí mucho más sobre Ella y sobre su Sublime Misión actual.
La Instrucción Metafísica nos habla de  la Amada Madre María como un ser de muy Alta evolución elegida para ser la Madre del Redentor, en su pasaje por La Tierra.
 Luego de su Ascensión a los Planos Superiores, siguió y sigue desempeñando funciones de muy alto rango.
Por ejemplo, es la encargada de formar el corazón de todos los que van a tomar vida física.
Es también la Reina de los Ángeles.
Y miembro integrante del Tribunal kármico.

Pero por sobre todo es nuestra amorosa Madre que nos cobija con su Manto de Protección y consuelo en nuestras aflicciones.


¡A Ella todo mi Amor y agradecimiento!

No hay comentarios:

Publicar un comentario