El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

sábado, 2 de noviembre de 2013

¿VAMOS A SEMBRAR?


     ¿Han  notado ustedes cuánta falta nos hace unirnos, compartir, ayudarnos, cuidarnos unos a otros?
    Y parece todo lo contrario. Es como si todos estuvieran contra todos...
     Cada uno enfrascado en sus propias cosas, se pierde  la noción de unión con los demás, de hermandad.
    ¡Cada vez más aislados! Esto no es sano, hermanos, no es bueno, no nos hace bien! No nos lleva a formar esa nueva humanidad que está naciendo.
    Sí, está naciendo de las cenizas, de una civilización que como ha ocurrido siempre en la historia, llega al máximo de su decadencia, se hunde, para resurgir en una nueva y mejor humanidad. (Se llega al fondo del pozo y por ley, se reflota).
  
 ¿Dónde están los grandes imperios de otrora? Desaparecieron...
 Pero la vida continúa, la evolución sigue su curso. Esto es lo que deseo clarificar, despertar, para que no nos hundamos con la mirada puesta en lo sombrío y sí en la clara Luz de un ¡nuevo amanecer!
   
 ¡Sí,  hay Esperanzas, sí, hay un mañana alentador, un futuro maravilloso aguarda, hay algo luminoso que está brotando como una nueva semilla a la que cada uno de nosotros debe ayudar a germinar!
¡Sembremos claridad, iluminemos!
Sembremos hermandad, eso es lo que se viene. ¡Salgamos del ego-ísmo! No va más el ego.  “Pasó de moda”.
Ahora gobierna y comanda el Corazón, el Ser Interno, el Yo Soy lo que Yo Soy y allí sólo hay Amor, Buena Voluntad, Unión. ¿Se dan cuenta?
¡Está gestándose una nueva Comunidad! O sea una común-unidad! ¿No es eso maravilloso?
   ¡Y nosotros, somos los integrantes de esa comunidad de Seres Crísticos despiertos!
   ¡Vasta ya de separarnos!
   Como persona nacida en esta latitud, no podría no decirles esto.
   Por algo y para algo nací en Argentina pero ni siento ni digo que estoy “orgullosa” de serlo. ¿No les parece que eso sería sectario? Y yo no lo soy, por eso les digo siempre, hermanos, a todos, sin distinción alguna.

Sí, nací en este lugar y quiero asumir mi rol, que es llevar bien alto la Única bandera de la UNIVERSALIDAD, del Amor, de la Fraternidad, de la Paz, de la Unión, en fin de todo lo que sume, para sentirnos realmente felices, Bienaventurados, como dijo Jesús, en la Nueva Tierra, ésta misma ¡hecha nueva!

Los invito ¿vamos a sembrar juntos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario