El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

lunes, 16 de junio de 2014

Para sostenernos en cada uno de nuestros días

 
Hay momentos en nuestro día a día en que nos sentimos muy bien, elevados, centrados y equilibrados, queremos permanecer así porque es un estado muy agradable pero... como humanos que somos, a veces nuestro estado es desalentador cuando sentimos cansancio, ganas de dormir, bajos de energía y todo eso nos hace irritar fácilmente.
Entonces nos preguntamos
¿Por qué esto? ¿Qué puedo hacer para salir de este estado?
Lo primero será no culparnos por sentirnos así y pensar en que estamos pasando por una tremenda metamorfosis, un gran cambio.
Todo es para nuestro bien pero “hay que pasarlo” eh! “Hay que pasarlo pero pasa”, recordemos la situación de oruga a mariposa!
Y mejor aún será de gran ayuda tranquilizadora pensar: “yo elegí vivir en este tiempo y voy a llenarme de fuerza, de Poder” mejor dicho voy a reclamar la tremenda fuerza que está en mi Ser Superior para que inunde a mi persona, de esa poderosa fuerza de la Presencia Yo Soy, que soy.
Se requiere también tener la capacidad de adaptarnos al tiempo actual y no juzgarnos para nada, sino ser nuestro mejor amigo, al que brindaremos la mejor atención en todos los aspectos, destacar todas las buenas cualidades que traemos por naturaleza al nacer, para que nuestro ser personal se sienta satisfecho, bien, contento, feliz y así podrá irradiar eso mismo a nuestros semejantes.
Cuando determinados acontecimientos nos parezcan abrumadores y difíciles, será inteligente tomarnos un descanso para recuperarnos.
Dice la sabiduría popular “a mal tiempo buena cara”. Transmutación pura es esto, no?
De niña, escuchaba a mi querida tía Fina: “a la vida hay que tomársela con soda” qué simple, verdad? Quería decir que no hay que tomarse todo a la tremenda, no dramatizar!
Todas estas reflexiones tienen el propósito de que borremos el viejo patrón de “auto-retarnos”, que nos empeora en vez de llenarnos del poder Interno que todos tenemos, que nos revitaliza.
Dedicar tiempo a conectar la esencia de nuestro ser, ayuda a revitalizar y a recargar nuestros cuerpos con energía positiva y beneficiosa.
Esto es amarnos a nosotros mismos, integrarnos y al hacer esto, ayudamos a que otras personas también se integren y acepten todos los aspectos de sus propios seres.
Tengamos fe y confianza en nuestro espíritu y sigamos la orientación y los impulsos del corazón, para recorrer el camino que hemos elegido.
Confiemos en nuestras capacidades y decisiones, recordemos que somos amorosamente acompañados por quienes nos asisten desde Planos Superiores.
Todo el Amor que podamos irradiar es curativo, no sólo para nosotros mismos sino para todos y todo lo que nos rodea.
¡Vamos Hermanos, levantémonos y reclamemos la hermosa vida que nos corresponde por derecho natural, al venir a vivir aquí!
Reconozcamos lo que somos: seres espirituales, Chispas del Gran Creador, con un destino glorioso en este Planeta.

¡No permitamos que la densidad de las creaciones de hombres equivocados nos aplaste!
¡Somos Seres Poderosos, magníficos!  ¡Dios vive en nuestro Interior!
¡Permitamos que esta Verdad nos penetre y sostenga en cada uno de nuestros días!

No hay comentarios:

Publicar un comentario