El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

domingo, 23 de noviembre de 2014

¿Qué podemos hacer con la pena y el dolor causantes de malestares y enfermedades?

Amados hermanos lectores
Ustedes ya saben que mi función en este mundo es descubrir “cosas”, encontrar enseñanzas, conocimientos, grandes Verdades Universales, de todos los tiempos, de distintos canales pero de la Fuente Única, el gran Creador Padre-Madre, Dios.
¿Y cómo puedo afirmar que de ÉL provienen?
Eh ahí mi gran “trabajo”, el uso de mi discernimiento, la consulta al Íntimo, a mi Mente Superior y la responsabilidad, el tiempo necesario, para meditar sobre lo que recibo y evaluar si reúne estas tres condiciones: si es bueno, verdadero y de ayuda. Si no es así, no escribo. ¡Así de simple!
Imagínense, lo que uno escribe queda ahí, plasmado, a la vista de todo el mundo y quien está al Servicio de los Maestros de Sabiduría, tiene el gran compromiso de no dar información errónea o contradictoria o dudosa o complicada, sino todo lo contrario: la palabra oral o escrita debe ser sumamente clara, simple, entendible, concisa, veraz y por sobre todo con la clara intención de dar AMOR.
Y bien, en este momento me estoy ocupando en especial de lo que pueda llevarles a ustedes, mis hermanos, por ser todos hijos del mismo Creador, la “onda”, digamos, de nuestros días actuales, de cómo vivir nuestros días de las mejor manera.
He encontrado algunos aprendizajes equivocados con los cuales nos criamos y esas son las creencias que nos hacen actuar ahora y como consecuencia, sufrimos.
Pero bueno, “el único mal del mundo es el desconocimiento”, verdad? Siendo así pongámonos al tanto y produzcamos los cambios que sean necesarios, porque...... sí, lo diré una vez más: estoy absolutamente convencida de que todos vinimos para tener vidas felices, paz, alegría, bienestar, salud, en fin, abundancia de todo bien.
¡El Creador sólo nos dio AMOR!
Lo demás... son creaciones humanas corregibles, si eso elige uno con su libre albedrío. Y si alguien no quiere, también está en su derecho, el que debemos respetar como su libertad de vivir según elija.
Bueno, ¿vamos al grano?
En realidad todos nuestros malestares nacen, son producidos, por nuestros pensamientos y emociones. Toda causa de malestar radica en el campo mental-emocional.
Desde niños hasta ahora se fueron grabando en nuestra personalidad emociones buenas y de las otras.
Ahora, tú, yo, en fin las personas, nos vemos afectadas por las emociones negativas.
¿Por qué? porque hay una emisión muy grande de Luz Universal y todo es alumbrado, puesto a la vista.
Es más, se nos presentan para que las resolvamos.
Bien ¿pero cuál ha sido (en general) nuestra costumbre hasta ahora? ¿Qué aprendimos?
“De eso no se habla”. “De cosas negativas no se habla”.
“No hay que traerlas al presente”. Ah sí? Entonces... qué? las ponemos “bajo la alfombra”? y que sigan estando allí y produciendo nuestros malestares y enfermedades?
¡Sí, hermanos, aprendimos lamentablemente que eso “quedaba en el olvido”, que así desaparecería, suponiendo que eso era lo mejor, pero no, quedaban almacenadas en nuestro cuerpo emocional! Pero lo realmente aliviador y saludable es que no esté más en nuestra aura.
¿Cómo hacemos? ¿Suena a contradicción esto? Posiblemente, por eso quiero establecer la diferencia.
Dejar una emoción negativa en uno y pensar ahora que ya no está más, gran error.
Hablar ahora de emociones feas del pasado tampoco es saludable. ¿Entonces?
1-        NO aferrarse a ellas, porque se densifican. Si se va a hablar ahora de algo negativo del  pasado, por hablar nomás, se lo estará reavivando. No es útil hacerlo, al contrario, es dañino, de allí surge después el deterioro y enfermedades.
2-  Las emociones deben fluir a través nuestro, experimentarlas. Eso sí es verdadero, bueno, útil, es reconocer y aceptar que estamos sintiendo dolor o tristeza y al permitirnos sentir ese dolor, incluso llorando si es necesario, hacemos que empiece a disolverse y a fluir, es decir lo soltamos para que se vaya y no esté más en nuestro cuerpo emocional.
Pero eso sí recordemos  que sólo se puede liberar un dolor o una pena si la identificamos, si la reconocemos.
¿Y cuál es el premio a toda esta valiente liberación?
El premio será una verdadera y profunda sanación de nuestros cuerpos.
Y un gran espacio para recibir y disfrutar todas las emociones elevadas, amorosas, felices, que se nos dio en nuestro origen.

Finalizando...
¡Qué bueno esto de saber que debemos soltar todo lo negativo para que se instale todo lo nuevo y positivo!


4 comentarios:

  1. Gracias por su ayuda, es oosible ayudar a nuestros seres queridos, mi esooso es muy negativo'egoista y tiene mal la salud como puedo ayudarlo

    ResponderEliminar
  2. Envíele mucha Luz en silencio. Háblele ud al Ser Crístico en él, para que despierte y desee él mismo modificar su conducta y así, sólo así, mejorará su salud. Gracias por escribirme, Un abrazo|

    ResponderEliminar
  3. Gracias por responderme' sinceramente no se como hablarle ,sera cuandoesta dormio y q color de luz le envioi?gracias por su ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luz Violeta para transmutar y Luz Rosa para armonizar.

      Eliminar