El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

sábado, 23 de mayo de 2015

La vida es una sola y es Eterna.

Qué afirmación tan contundente, verdad mis amados lectores?
Esta definición me pareció la mejor, excelente!
Y por eso la transmito porque será de enorme ayuda especialmente en situaciones de gran aflicción como es estar cerca de “partir” o de tener a seres queridos en esta situación.
Siendo la Vida, nuestra Vida, lo más preciado qué tenemos, qué alentador, qué confortante es saber que la Vida es eterna, verdad?
Y bien, con la responsabilidad de Maestra, los invito a reflexionar sobre lo que voy a explicar y ver si esto resuena en su interior como para ser aceptado al pasar por su discernimiento y si no, con toda libertad, dejarlo de lado.
Lo primero que haremos será preguntarnos qué es la Vida, qué significa esa palabra, ya que hay varias acepciones.
Esto traerá claridad sobre el tema, ya que algunas personas dicen:
“después de esta vida no hay otra”
“otros dicen que después iremos a la vida eterna”
“otros hablan del fin de la vida”
hasta el cómico dicho “aprovechá gaviota que después de esta vida no hay otra”

¿Y entonces?¿Cuál de estos conceptos será el real?
La vida a la que me refiero, es la corriente de energía que nos anima, eso incorpóreo, el Alma, el Espíritu, la Conciencia, el Ser. Es por eso que puedo afirmar que la vida es una sola y es eterna, ya que como bien sabemos, la energía no se destruye, sólo se transforma, en una nueva forma de expresión.
Podemos desaparecer, sí, dejando en este plano nuestra envoltura, nuestro envase o sea lo denso del cuerpo pero el Alma, la Conciencia que somos, sigue VIVA, sigue consciente, valga la redundancia.
En los retiros de la Gran Hermandad Blanca, una de las primeras lecciones es informar sobre la falsa creencia de que existe la “muerte” y de que todo se termina con ella.
No es mi tarea ocuparme de quién y por qué inventó el tema asustante, afligente, el “cuco”, digamos, de la “muerte”, como final de todo.
Nooo, no es así. Nuestra vida es continuidad, es evolución permanente.
Venimos a este mundo de paso, por un tiempo. Para comprenderlo mejor, es un “contrato”, mediante el cual, cuando finalice lo acordado, nos “mudaremos” a otro plano, invisible, donde no hace falta tener una forma física. Eso es todo.
Qué bueno es comprender esto, tomarlo con naturalidad, sabiendo que el Creador nos permite seguir creciendo en otras dimensiones.
Ya Conny Méndez, en su libro “4 en 1” nos habla al respecto, diciéndonos que llegará un momento de nuestra evolución en que podremos comunicarnos directamente con nuestros seres queridos como algo natural.
En fin, presentar este tema hoy ha tenido por finalidad llevar comprensión, paz, consuelo y un enorme alivio sabiendo que no hay perdida alguna. Sólo hay una separación temporal, como si se tratara de un viaje.
Y lo supremo es la gran ayuda que podemos brindar al que “parte” manteniéndonos en calma y ayudándolo con palabras, con oraciones a que siga su viaje, que siempre es para una mejor forma de vida.
Por último, una reflexión más, el ejemplo de una mariposa que antes fue un gusanillo, luego le crecen las alas y puede volar libre! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario