El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

lunes, 16 de abril de 2018

LOS SINTOMAS DEL DESPERTAR

          Amados hermanos de todos los continentes

¿Quieren saber si está despertando su Conciencia o si siguen “durmiendo”?
Ustedes mismos pueden evaluarse y acompañar el proceso.

En Verdad nos toca pasar por una etapa de cambios y más cambios. Esto ya lo venimos publicando varias veces y con distintos enfoques para no cansarlos. Pero ahora vamos a ver los frutos de esos cambios.
Qué beneficios nos dejan.
También la comprensión del para qué y por qué ocurren los cambios.
Qué debemos hacer cuando esos cambios nos sacuden los cuerpos mental, emocional etérico y físico.
En fin, la idea es llevarles tranquilidad y paciencia con uno mismo, cuando debemos enfrentarnos con ellos.
¿Que si a mí también me pasa?
Ufff y claro que me pasan, no estoy exenta! A menos que no quiera evolucionar, los síntomas vienen a mí!
Y son inquietantes! Pero también sé, por experiencia, que el conocimiento tranquiliza bastante.
Los síntomas son 12 pero el resto irá mañana, así no se saturan y pueden incorporar estos.

1. Dolores y malestares especialmente en cuello, hombros y espalda: intensos cambios en tu ADN, al despertar el Cristo Interior.

2.  Profunda tristeza sin razón aparente: estás liberando tu pasado y esto causa tristeza. Es como dejar una casa para mudarse a una nueva.

3.  Llorar sin razón alguna. Similar a la anterior: llorar ayuda a liberar la vieja energía interior.

4.  Cambios repentinos de trabajo o profesión. No te preocupes, ya encontrarás el que se ajuste a tu pasión.

5.  Apartarse de las relaciones familiares y amigos: te liberas de las ataduras kármicas antiguas. Tus relaciones familiares o amistosas serán de la nueva energía, sin karma.

6.   Patrones de sueño: despertar entre las 2 y las 4 de la mañana: es para un respiro, porque hay mucho
 trabajo interiorNo te preocupes, levántate y haz algo, por un rato. Volverás a dormirte.

7. Sueños intensos: feos, miedos, batallas, persecuciones… eso simboliza la liberación de la vieja energía.

8. Desorientación física: desequilibrio. Inestabilidad. Como caminar entre dos mundos. Es que a veces el cuerpo se queda más atrás. Contactar la naturaleza, ayuda a aterrizar la nueva energía en tu interior.

9. Más tiempo “auto-conversando”, hablando soloes que se da un nuevo nivel de comunicación dentro. Charlas más coherentes y más intuitivas. No te estás volviendo loco.

10. Sentirse solo y aislado, aún en compañía. Deseos de “huir” de grupos y multitudes: recorres un camino sagrado y solitario. Es difícil relacionarse. Hay que llenar el espacio con la propia Divinidad. El vacío interior se llenará con el amor y la energía de tu nueva Conciencia Crística.

11. Pérdida del entusiasmo: Puedes sentirte totalmente desapasionadosin ganas de hacer nada. Está bien y es parte del proceso. Tómate este tiempo para el “NO-hacer”. No luches contigo, ya pasará. Es como la computadora. Apagas un momento y vuelves a encender. Es la energía de la nueva Semilla Crística.

12. Un profundo anhelo de “regresar a casa”: Tal vez la más difícil condición; sentir un profundo deseo de abandonar el planeta. No es un sentimiento “suicida” de cólera o frustración. No hagas un drama.

La causa original es simple. Ya completaste tus ciclos karmáticos, tu contrato de esta vida y estás en condiciones de vivir una nueva vida en este mismo cuerpo físico. Tienes recuerdos de cómo es estar del “otro lado”.
¿Estás preparado para los desafíos de la nueva energía?
Claro que podrías irte ya pero se te necesita aquí. Tú puedes ayudar a otros a pasar de la vieja energía a la nueva energía, porque tú ya lo estás haciendo.
 ¿Estás dispuesto para otra jornada de servicio aquí en la tierra?

El camino que estás recorriendo te capacita para ser Maestro del Nuevo Humano Divino.
Y por último:
¡Por solitario y oscuro que a veces sea tu viaje, recuerda, nunca estás solo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario