El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

viernes, 21 de agosto de 2009

Mis comienzos

COMO ESCRIBO
Escribo recordando, buceando en mi pasado, buscando apuntes que tomé hace tiempo, seleccionando lo más útil, contando... cómo aprendí y cómo sigo aprendiendo el “Arte de vivir”.
Mi mensaje es claro, simple, sencillo. Lo escribo con el corazón.
No pretendo ser un ejemplo sino transmitir lo que fui cosechando en el largo camino de la vida.
Como la mayoría de las personas, me enfrenté con muchas dificultades que vencer. Pero éstas, lejos de aplastarme, fueron el acicate que me llevó siempre a buscar afanosamente la Verdad.
Ante cada tropiezo preguntaba y me sigo preguntando ¿Qué debo hacer? ¿Qué será lo mejor en esta situación?
Llegué a comprender que si bien la vida puede ser difícil en apariencia, también tenemos toda la capacidad natural para salir airosos de esas dificultades.
Desde mis 20 años, debí valerme por mi misma para salir a flote, para no perder la esperanza, para obtener de cada situación, su aspecto positivo.
No fue fácil mi adolescencia ni mi juventud. Me sentía inestable, desorientada pero siempre hubo una brújula guiándome.
Algo dentro mío iba diciéndome qué hacer, cómo hacer, qué elegir en cada situación de cada día, porque la vida es eso, la suma total de nuestras elecciones. Vivimos eligiendo a cada instante.
Fue tarea diaria, constante, disciplinar mis pensamientos.
Aunque por naturaleza siempre fui alegre y optimista, hubo momentos en que me puse triste, en que me compadecí.
Digo esto porque cuando ahora siembro la idea de que a pesar de “todo” podemos ser felices, en este mundo, aquí y ahora, algunas personas me responden, “no es fácil”.
Tal vez resulte así pero bien vale la pena ponernos cuanto antes en el camino de la auto-superación.
Quiero transmitir esto que aprendí hace años:
. La vida es para disfrutarla.
. La condición natural del ser es la felicidad.
. El único barómetro de la inteligencia es una vida feliz.
Esto fue todo un descubrimiento ¡así que yo podía ser feliz! ¡Yo haría que mi existencia fuera linda! ...........................
(Si este texto es de interés para el lector y lo solicita, con gusto puedo enviar el resto del tema)
Fuente: de mi libro "Corazón alado"

No hay comentarios:

Publicar un comentario