El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

sábado, 1 de agosto de 2015

DONDE ENCONTRAR ALEGRÍA “en tiempos difíciles”?

Amado hermano, hoy intento llevarte ese preciado “artículo” que se llama alegría, mediante tu serena meditación de lo escrito.
    Si miramos hacia lo exterior a través de los medios de información, es decir, lo que reportan nuestros sentidos, lo que entra por nuestros sentidos, en especial por la vista y por el oído, seguramente no sentiremos alegría, sino todo lo contrario, ya que un muy elevado porcentaje, son sucesos conflictivos y demás.
Por lo tanto no es allí, afuera, donde encontraremos la ansiada alegría.
¿Pero... qué es en verdad, la alegría?
Alegría es estar contento, feliz, en paz, en amor, en sensación de bienestar. ¡Y todo esto está dentro de ti! Y de mí y de todos, porque vive en nuestro Espíritu. Allí sólo hay Perfección.
Es imposible que entre ahí la tristeza. Esta llega sólo hasta muestro ego inferior, por eso sentimos a veces como si la tristeza se hubiera hecho carne. Pero si buscamos dentro, en el lugar secreto de nuestro Ser, allí sí la encontraremos.
Alegría es la sensación de sentirse amado.
Nace de apreciar el Don de la vida. Surge cuando haces lo correcto.
La alegría se relaciona con la diversión, pero no es exactamente lo mismo.
La diversión depende de algo de afuera. La alegría, de lo que sucede adentro.
La alegría está siempre ahí, sin importar lo que pase afuera.
Y tú puedes aplicar esa alegría interior a todo lo que hagas.
Puedes disfrutar de tus tareas y hasta de un trabajo aburrido o desagradable.
La alegría es el sentido interior que te ayuda a atravesar tiempos difíciles.
Sin alegría interior tus sentimientos dependen de lo que te suceda afuera.
Cuando las cosas marchan bien, te sientes bien. Cuando las cosas marchan mal, te sientes mal.
Es así que sin alegría interior, estás entre el dolor y el placer de lo que te sucede.
Si eres alegre, seguirán sucediéndote cosas buenas y de las otras pero en el fondo te mantendrás calmo y sereno.
Cuando algo te hiere te sientes triste, naturalmente pero recurriendo a la fuerza de la alegría interior, la tristeza no se vuelve cada vez más profunda: llega y se va.
Porque la alegría viene de tu espíritu y la encuentras dentro de ti. Entonces te das cuenta que la vida es un Don muy preciado y que merece vivirse con ALEGRIA!
Aparta tu mente terrena de tristezas, temores, enojos, frustraciones. Deja que se vayan y consera en tu mente sólo lo que te hace bien:
 La alegría, la paz, el consuelo, la compañía, el cobijo, en fin, ya tú sabes, son los dones del Espíritu!

¡Eso y sólo eso es lo que será bueno recibir, alimentar, nutrir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario