El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

domingo, 11 de diciembre de 2016

¿COMO REACCCIONAS CUANDO LOS DOLORES TE ACOSAN?

¿Te enojas, te rebelas?
¿Lloras, sientes lástima de ti mismo?
¿O eres fuerte y lo soportas todo, con valentía?
¿O te das cuenta que alguna desarmonía se produjo en tus cuerpos?
Los Maestros nos enseñan que toda dolencia es un indicador de que hay desarmonía en algún lugar de nuestro cuerpo.
Buscar la desarmonía, tratarla, eliminarla, disolverla, consumirla, es posible.
Consciente o inconscientemente hemos bloqueado la energía en nuestros átomos y células y ya
no fluye, como debiera.
Ahora un par de preguntas más:
¿Dónde se produce el dolor? En nuestros cuerpos bajos, que son entidades vivientes.
¿Y la Presencia Yo Soy, nuestro verdadero ser no puede impedirlo, eliminarlo? Sí, puede. Pero eso sí, debes mandar, ordenar, TU. Pensar TU, decretar TU. (quitarle el mando a tus cuerpos bajos).
Te daré unos Poderosos decretos de Conny Méndez:

FRENTE A UNA ENFERMEDAD (propia o ajena):
Niego la apariencia de toda afección física. No la acepto ni para mí ni para nadie. La única verdad radica en el espíritu y todo lo inferior se amolda a mi palabra, al yo reconocer la Verdad. En nombre de Jesucristo que nos autorizó, decreto que yo y todos somos Vida.  La Vida es salud, fuerza y alegría. Gracias Padre-Madre que me has oído.

FRENTE A TODO TEMOR (propio o ajeno):
Niego el temor. Dios no creó el temor, luego no tiene otra existencia que la que yo le quiera dar, y yo no acepto, no deseo más esta apariencia creada por mí. Suelto y dejo ir toda sombra de temor en mí (o en tí). Juan Apóstol dijo: “el amor desarraiga todo temor”. Dios es amor, yo soy su hijo, soy hecho en, por y de amor. Esta es la Verdad. Gracias Padre-Madre.

FRENTE A TODA TRISTEZA (propia o ajena):
Niego la propia existencia de esta tristeza (pena o depresión) Dios no la autoriza. Borro en mí toda tendencia a la negatividad. No la necesito. No la acepto. Dios es dicha, gozo, alegría. Yo soy dicha, gozo, alegría. Gracias Padre-Madre por... (Comienza a enumerar todo lo que tengas, hasta lo más insignificante).

FRENTE A TODO LO INARMONIOSO:
Niego la inarmonía. No acepto esta apariencia de conflicto. Dios es armonía perfecta. En el espíritu no hay choque, ni contrariedad, ni lucha, ni cosa alguna que se oponga al cumplimiento de la perfecta armonía. Gracias Padre-Madre, bendigo, tu armonía en esta circunstancia.
Lo importante es mantenerse en el ánimo que expresa la oración.
Si después de afirmar te dejas regresar al polo negativo, destruyes el efecto de la oración. Cuida tus pensamientos. Cuida tus palabras.
Lo que pienses y pidas para ti, piénsalo también para los demás. Todos somos uno en Espíritu y esa es la forma más efectiva de dar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario