El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

martes, 27 de diciembre de 2016

¿Por qué Navidad no es igual para todos?


Amados hermanos lectores
Ante todo deseo que hayan pasado estos días con bienestar, paz, armonía, en fin, bien, interna y externamente.
Lo digo así porque como cada uno es único e irrepetible, imaginen ¡cuántos estados anímicos se habrán manifestado! Lo que además, es libre albedrío, sentirnos como nos hayamos sentido.
¿Te causa admiración esto?
  ¿Cómo, la Navidad no es igual para todos? No, no es un Decreto.
Cada persona tiene su propia manera de pensar y de sentir, sus convicciones, sus decisiones, etc.
Dar esta explicación puede ser también muy esclarecedor para algunos o para muchos.
Eso me motiva a escribir sobre este tema.

¿Celebraron la Navidad por elección, por obligación, por costumbre……?

Yo misma, evoco aquellas Navidades de mi infancia y siento que ahora es distinto. Estaba acostumbrada a que se festejaba por tradición. La gran familia, todos juntos unidos realmente, con ánimo de festejo, alegría, regalos, canciones, juegos, donde todos participaban, bailar, divertirse. Contar lo que cada uno esperaba. Era lindo, muy lindo, ¿verdad?

Claro pero los tiempos cambian y las personas también. Varían los estados de conciencia, las costumbres, las posibilidades. No podría ser de otro modo. Además cada uno interpreta al mundo desde su concepción personal.
No debemos sorprendernos si ya no resonamos interiormente con esa forma de festejar, que antes nos movilizaba.

.¿Hemos perdido el espíritu navideño? No. Es que hemos crecido espiritualmente más allá de las cosas materiales de la Navidad.
Todo aquello era muy lindo y lo es, como forma de expresar Amor incondicional. Pero hoy lo más grande que podemos regalar a alguien es reconocer su Verdadera Identidad. Su renacimiento como Ser Crístico.
Si hemos de regalar algo que sea un regalo espiritual en forma material.
No es el tema dar regalos como un deber o para no sentir culpa.
Y menos aún haciendo caso a la publicidad vendedora con la idea de que si no regalas, no amas.
 
¿Y quién prefiere estar solo? No lo estará, seguro, porque estará con Su Eterna Compañía.
¿Y quién se fastidia por reunirse con muchos? No es malo eso. Seguramente se acostumbró a vivir sin otras personas a su alrededor y se siente bien en su propia compañía.
En fin, de una forma o de otra, cada uno a su manera, tratando de pasarla en paz y en armonía en el Lugar Sagrado del Ser Inerno.                 

Y si por cualquier motivo se han sentido tristes, no se culpen. Se mueven muchas emociones en estos días y tal vez se sienten como propias pero no lo son. Pertenecen a la gran masa emocional que rodea al planeta.

Comprensión y respeto por uno mismo y por el prójimo es lo mejor que podemos hacer en esta Navidad y siempre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario