El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

lunes, 7 de marzo de 2011

EL AURA

El aura de cada ser, es esa energía que lo envuelve, formada por muchísimas partículas o electrones que se mueven continuamente.
Estas partículas salen, se van del aura propia, cuando se emiten pensamientos y sentimientos y luego regresan, es decir, van y vuelven, como un bumerang.


El aura, su color y su pureza varía de una persona a otra, de acuerdo a la calidad de sus pensamientos y sentimientos. Si éstos están inspirados por lo Superior, por lo bueno, su aura será blanca, brillante o de colores claros y luminosos.
Esto indica que esos pensamientos salieron y regresaron en bien, al depósito de Bien quedando allí como un depósito de virtudes.
En cambio, si fueron  negativos, contactan toda la negatividad (el mal del mundo) y regresan a quien los emitió como sufrimiento. En este caso no vuelven a la Fuente hasta que no sean purificados.


En el primer caso, el aura va formando el Tubo de Luz o “Túnica sin costura” que envuelve a la persona y la protege cubriéndola con ese manto. “El mal no encuentra en qué asirse”.
En el segundo caso el aura se ve enturbiada y es de dolores opacos, oscuros, porque se contacta con las creaciones imperfectas del mundo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario