El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

LA LUZ EN NUESTROS CUERPOS

¿Cómo se formó nuestro cuerpo visible? Éste está integrado por partículas de energía, de Luz, de átomos que a su vez forman moléculas, células, tejidos, órganos y finalmente el cuerpo.
Estamos formado de incontables billones de partículas de luz, procedentes de la Suprema Energía, para nuestro uso.

Esas partículas de luz, llegan a nuestros cuerpos para renovarnos y deben pasar, fluir, a través nuestro, sin nada que las obstaculice. Pero cuando alguno de nuestros cuerpos está desarmónico, los electrones quedan momentáneamente aprisionados en los cuerpos. En ese caso retardan su movimiento y como consecuencia se entorpece la acción benéfica que debían darnos. Es así que nuestras mentes y cuerpos se vuelven más densos. Esto es lo que pasa cuando nos “bajoneamos”.

Cuando se atasca la entrada, ya no puede penetrar la nueva energía que viene para aliviarnos, curarnos y restaurar nuestros cuerpos. Pero podemos volver a elevar nuestra vibración, armonizándnos en pensamientos y sentimientos.

Y  cortar el mal hábito de contar a los demás todo lo malo que nos pasó, es decir no re-vivirlo.  En suma, limpiarnos, purificarnos, Orar, meditar e invocar a la Presencia “YO SOY” para que nos limpie con Luz Violeta.

Podemos pensar en la Luz, imaginarla, visualizarla, mentalizarla, como rayos de Luz, o como una envoltura, como un Sol, como cada uno pueda. Al desear la Luz,  Ella viene inmediatamente porque responde a nuestro llamado.

La Luz que pedimos voluntariamente, acelera cada átomo y célula y de ese modo se reestablece la armonía en nuestros cuerpos. Debemos tener muy en cuenta esto y ser canales abiertos para que la potente Luz de la Creación, pueda liberar las imperfecciones y renovar nuestros órganos, hasta los huesos mismos.

Leer estas instrucciones, utilizarlas y difundir los beneficios recibidos, nos convierte en Mensajeros de la Luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario