El mundo será mejor cuando cada uno de nosotros sea mejor.
Te invito a compartir aquí las bases del auto-conocimiento y el cómo disfrutar de paz, alegría, salud y abundancia de todo bien que te corresponden por derecho natural.

jueves, 12 de noviembre de 2009

EL MUNDO REAL

TEMA 4

¿Qué entendemos por “realidad”? Lo que vemos a nuestro alrededor, lo que sucede en el mundo físico pero en Metafísica, la REALIDAD es lo del mundo Espiritual.
Nuestra mente originalmente estuvo conectada con la Mente Superior alimentando sólo pensamientos de bien y por consiguiente, nuestra vida era perfecta en todo sentido. Pero con el tiempo, se olvidó esa conexión, nos auto-separamos de la Mente Superior y erróneamente, empezamos a concebir dos mundos separados:
El Espiritual por un lado y el material por otro.
Se produjo la inversión cuando empezamos a creer:
“La realidad es lo que veo, lo que percibo”.
“El mundo Espiritual, invisible, no es real”.
Por esta inversión de conceptos, la mente creó un falso sistema de pensamiento, sobre las personas, el mundo, la vida, Dios y su consecuencia es la desarmonía, enfermedad, escasez, cuyos efectos sufrimos.
Felizmente, ahora, muchos aceptamos que somos seres espirituales y vivimos la Realidad espiritual, la perfección, proyectada al mundo material.

Vive la Realidad Espiritual y recibe sus dádivas terrenas

PODER REALIZADOR

El poder que realiza está en la mente subconsciente. Es decir, esta parte tuya es la que va a reproducir, a hacer aparecer en tu vida, lo que tiene memorizado a través de tus pensamientos y de tus sentimientos.
Ni más ni menos. El subconsciente no agrega ni quita nada. No discierne si los conceptos son verdaderos o si son falsos. Sólo archiva, guarda.
Tu subconsciente es como un secretario eficiente que hace el trabajo que le encarga su jefe, al darle órdenes.
Pero aquí hay algo muy importante a tener en cuenta. El subconsciente opera cómo está programado desde mucho tiempo atrás.
Puede ocurrir que esté funcionando enredadamente, confusamente, conflictivamente, con temores y así todo te saldrá mal. Entonces, ¿cuál es la forma de corregir estos hábitos perjudiciales?
Tendrás que limpiar el subconsciente de conceptos erróneos. Al hacer esto, empezarás a desenvolverte de forma fácil, sin dificultad y sin esfuerzos.
Produce este cambio, aunque al principio sientas que tus viejos pensamientos vuelven una y otra vez. Sólo al debilitarlos, no regresarán más a ti.
Y para poder debilitarlos la mejor forma es no seguir dándoles tu energía mental emocional. Es decir no les prestes atención.
Cuando se te presenten puedes decirles: “no tengo ganas de seguir pensando o sintiendo así. Retírense”.

El poder que realiza está en el subconsciente. Produce el cambio y haz que te dé:
Éxito en todo, muy buena salud, abundancia, un trabajo a tu gusto, la compañía que desees, relaciones armoniosas, una vivienda confortable y éxito en todo lo que emprendas.

TU MENTE SUPERIOR

Cuando actúas desde tu Mente Superior, unida a tu mente terrena, vives en el mundo real y tienes paz, amor, opulencia y bienestar total.
Da una enorme paz, bienestar y alivio, el saber que Dios, pese a todo el comportamiento equivocado de la personalidad humana, sigue estando ahí, dentro. ¡No se ha ido!
Es que Tú, tu Yo Superior nunca estuvo ni puede estar separado de su Creador.
Si en algún momento te sientes lejos, aparte de Dios, sabe que esa separación sólo está en tu mente inferior.
Como es ella la única que suele dudar hasta de Dios mismo, aquí transcribo palabras de El Maestro, sobre el trabajo a realizar en la personalidad.

“...Tú debes ser el Amo, absoluto Amo y Señor de ti mismo pero tú no podrás ser tal Amo y Señor, sino hasta que te conozcas a ti mismo, hasta que conozcas cada una de las fases de tu personalidad. Hasta que conozcas toda tu fuerza y tu debilidad, todos tus poderes, físicos, mentales y espirituales; todas tus imperfecciones humanas, tendencias y limitaciones. Hasta que conozcas todo lo relativo a esta personalidad, que de manera tan sutil y astuta se ha impuesto a tu conciencia, a tal punto que Tú, difícilmente puedes decir cuando se manifiesta ella y cuando tu Yo Verdadero. Así, esta personalidad tuya debe ser sometida por ti mismo y fundirse con tu Verdadero Yo.
Que tu personalidad no obscurezca la clara visión de tu Yo Divino”.

Tu Ser Crístico quiere perfeccionar a tu yo humano pero éste, suele producir caídas, retrocesos en tu evolución, que en sí no tienen gran importancia. Tus cuatro cuerpos van unidos en el esfuerzo y si uno flaquea, se desploman todos juntos.
El problema no está en que tengas caídas y bajones.
El asunto es que no te acobardes y pese ha todo, desees seguir evolucionando, ascendiendo.

“Si cien veces te caes, cien veces te levantas. No han de ser tan violentas tus caídas ni tampoco por Ley han de ser tantas".
¡Levántate, tú puedes, la cumbre espera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario